Cultivo y cuidados de Begonia tuberosa

La begonia tuberosa es una planta originaria de América del Sur, especialmente de Brasil, que se caracteriza por sus flores exóticas y suaves. Su nombre proviene de Michel Bégon, un administrador francés de las colonias que promovió el cultivo de esta planta en Europa a finales del siglo XVII.

La begonia tuberosa se distingue por sus grandes hojas verdes y lustrosas, que a menudo tienen un patrón de venas plateadas. Sus flores son el principal atractivo de esta planta, con pétalos suaves y delicados que se abren en forma de corazón o campana y pueden ser de una amplia gama de colores, desde el blanco puro hasta el rojo intenso.

Aunque la begonia tuberosa puede ser cultivada en interiores o exteriores, suele ser más común verla en macetas en patios y terrazas. Sin embargo, es importante tener en cuenta que esta planta requiere de cuidados especiales para florecer de manera abundante y hermosa.

Uno de los aspectos más importantes es la exposición a la luz. La begonia tuberosa necesita una cantidad suficiente de luz indirecta para prosperar, por lo que es conveniente colocarla en un lugar donde reciba luz durante la mayor parte del día, pero sin que le de directamente el sol. En caso de cultivarla en interiores, se puede utilizar una lámpara de cultivo para asegurarse de que recibe la luz necesaria.

Otro aspecto importante es la temperatura. La begonia tuberosa es una planta tropical, por lo que necesita temperaturas cálidas y estables para crecer. Es ideal mantenerla en un lugar donde la temperatura no baje de los 15 grados celsius, y evitar corrientes de aire frío que puedan dañarla.

👉  El impacto de la caída de las hojas del Árbol de Jade

En cuanto al riego, la begonia tuberosa necesita una cantidad moderada de agua, evitando encharcarla o dejarla secar demasiado. Se recomienda regarla de manera regular, pero sin excederse, y dejar que el sustrato se seque ligeramente entre riegos. También es importante evitar rociar agua directamente sobre las flores, ya que esto puede dañarlas.

En cuanto a la poda, la begonia tuberosa no requiere un mantenimiento excesivo en este sentido. Sin embargo, se pueden retirar las hojas y tallos secos para mantenerla en buen estado y evitar enfermedades. También se pueden cortar las flores marchitas para estimular la aparición de nuevas.